Excursión a Cuatro Calas desde tu propiedad en La Manga Club

Cuatro Calas cerca de las propiedades en La Manga Club

Aunque tener una propiedad en La Manga Club te asegura poder disfrutar de las mejores instalaciones deportivas y de unos servicios de la máxima categoría, si eres activo y te gusta disfrutar de tu tiempo de ocio, seguramente la idea de lanzarte a la aventura y descubrir los rincones paradisíacos que te ofrece la costa murciana te resulte muy atractiva. Por eso hoy te desvelamos uno de los últimos reductos vírgenes, un paraíso secreto que solo conocen los lugareños conocido como las Cuatro Calas.

Se trata de un Espacio Protegido por su incalculable valor natural, geológico y etnográfico, situado en el municipio de Águilas y formado, como su nombre indica, por cuatro emblemáticas calas: Cala Reona, La Huiguerica, La Carolina y Los Cocedores. Tocando al Volcán de Punta Parda, esta región limítrofe con la provincia de Almería, forma parte de la Red Natura 2000, creada para proteger parajes del litoral, incluida su área sumergida, cuya riqueza nos permite conocer infinidad de especies de flora y fauna que solo se avistan en lugares ajenos a la mano del hombre.

Si planeas pasar un día especial, lejos de tu propiedad en La Manga Club, te proponemos un plan al que no podrás negarte: una increíble ruta de excursión por estas cuatro playas que harán que te enamores del azul del cielo y del Mediterráneo.

Tu primera cita es Cala Reona, una playa de arena fina y blanca con un ambiente muy familiar. En ella puedes darte un baño refrescante y dorarte al sol mientras contemplas su espléndido paisaje tomándote un refrigerio en el chiringuito. Poco frecuentada, es una de las pocas zonas alejadas del gran turismo en las que encontrarás excelentes servicios, con una oferta deportiva muy tentadora para los aficionados a la vela o el piragüismo, incluso con una pensión, un restaurante o un albergue en los que refugiarse si al final las horas de desconexión se convierten en días.

Tras este excitante punto de partida, la ruta continúa hacia el oeste, en dirección hacia la Huiguerica. Tras superar la senda que asciende por la ladera, podrás deleitarte contemplando las vistas al mar, presidido por La Cama de los Novios, una isleta situada frente a esta segunda cala. De aguas cristalinas y de una pureza sin igual, es una playa de finísima arena enmarcada por atractivos acantilados en los que la erosión ha esculpido insospechadas formas que le confieren el exótico atractivo de lo desconocido y virgen. Su estado salvaje permite distinguir entre sus recovecos, si uno se fija bien, a sus pequeños habitantes: inquietas lagartijas colirrojas, nerviosas liebres y flores desconocidas que luchan por sobrevivir en tan adusto terreno.

Tras este interesante alto en el camino para los más curiosos de la casa, el recorrido continúa hacia la cala de La Carolina. Tras un trayecto plagado de escaleras, caminos y rampas que discurren entre dunas fósiles, mudos testimonios de una pasado marino que el tiempo ha petrificado, el blanco de la arena y el azul del mar vuelven a ser los protagonistas, junto a las emblemáticas piscinas naturales en las que desde tiempos inmemoriales se trabajaba el esparto, un recurso natural al que esta zona del litoral murciano le debe mucho. Todo ello enmarcado por las curiosas paredes naturales que son propias de esta cala y de la última de esta entrañable ruta: Los cocedores.

También conocida como Cala Cerrada, la playa de Los Cocedores está protegida por el saliente de la formación volcánica llamada Punta Parda y por otra pared arenisca en su lado opuesto, por lo que lo que te encontrarás es una piscina natural que ha brindado refugio a pescadores y trabajadores desde épocas ancestrales. Un edén geológico, alejado del mundanal ruido, en el que podrás disfrutar de la dulce serenidad que todos necesitamos de vez en cuando.

Pasado un rato, ya podrás volver a tu vida diaria, un viaje de vuelta a la civilización que siempre es más sencillo cuando se tiene una propiedad en La Manga Club, donde puedes recuperarte de un largo día en la playa sentado en una espectacular terraza, cenando en un restaurante de calidad suprema o simplemente bajo las estrellas del cielo Mediterráneo en una templada noche de verano. ¿No se acerca esto a tu idea de la felicidad completa?

Descubre el emocionante estilo de vida y las oportunidades inmobiliarias de La Manga Club